Certificamos la norma ISO 9001:2015

Home > All  > Certificamos la norma ISO 9001:2015

Certificamos ISO

Como ya adelantamos en la publicación: 6 grandes noticias de Intermedia —> LINK

Desde finales de 2019 y todo 2020 estuvimos trabajando para certificar la norma ISO 9001:2015 y lo conseguimos.

Este posteo es para contarles que Intermedia trabaja bajo la norma de calidad más aceptada y utilizada en el mundo para empresas de software y de otros rubros, como también para contar algunos detalles de la experiencia.

Certificados a continuación:

LATINDA S.A. iqnet (1)

LATINDA S.A. iram (2)

En nuestro caso así fue el proceso de certificación:

En primer lugar, teníamos la concreta necesidad de contar con la certificación para aplicar a la LEC (Ley de Economía del Conocimiento). Aunque a mitad de camino de la certificación decidimos dilatar la aplicación a la LEC igualmente optamos por continuar con el proceso de certificación y a la fecha creemos que fue una decisión correcta.

 

En nuestro caso para empezar contactamos a un consultor en normas ISO, preguntamos en la CEPIT (Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil) y dimos con Eladio Carpintero. Fue él quien hizo de puente entre nosotros e IRAM (la empresa que certifica, el ente certificador) con lo cual nuestra interacción con IRAM fue baja, solo fue para negociar condiciones comerciales, algún intercambio de documentos y luego los 2 días full time que estuvo la auditora enviada por ellos. Eso fue todo, con quien se interactúa mucho más es con el consultor que uno contrata. El consultor es quien ayuda a la empresa a adaptar sus procesos a la norma ISO que se desea certificar, así que con él se interactúa todas las semanas.

 

El consultor nos hizo una propuesta a 12 meses para prepararnos para certificar, que constaba de 12 pagos mensuales. En nuestro caso demoramos unos meses más, por lo que extendimos el contrato de consultoría.

 

El otro costo directo asociado a este proyecto fue el del ente certificador. Se paga al momento de comenzar las auditorias de certificación, en dos etapas y una final relativa a la emisión del certificado (siempre y cuando se logre la certificación).

 

Una vez por año se debe revalidar la certificación con IRAM y además hay que realizar auditorías externas y lógicamente mantener y evolucionar los procesos. Así que el consultor sigue siendo necesario para realizar las auditorías externas y para colaborar en mantener actualizados los procesos. Estos ciclos son los que justamente promueven la mejora continua, que es parte de la gestión de la calidad.

 

En nuestro caso una vez que certificamos pedimos unos meses de descanso al consultor y luego retomamos, ya con cambios para hacer en ciertos procesos y para agregar otros nuevos que fueron surgiendo.

 

El consultor demanda que se le escuche, demanda tiempo y apertura al cambio ya que su labor es preparar a la empresa para que sea aprobada.

 

Por su parte los involucrados de la empresa tendrán que aprender la lógica del archivo y registro de los procesos que la norma propone. Nada muy complejo. En resumen es un árbol de carpetas para ordenar la documentación de la empresa.

 

También demanda escribir los procesos desde cero (el consultor ayuda en este punto) y nomenclar los archivos relativos a los procesos certificados.

Y obviamente comenzar a utilizar en el día a día los nuevos archivos y carpetas relativos a la norma. Así fue en nuestro caso ya que utilizamos la suite de herramientas colaborativas de Google.

 

Y la otra parte es la auditoría que hace IRAM. En mi caso me sorprendió bastante ya que la auditora enviada fue puntillosa. Se hizo la auditoría en un marco de buena onda, en jornadas completas y en donde la auditora revisa bien todo lo escrito y luego verifica los archivos, que cumplamos con lo que decimos hacer.

 

No me gustó mucho que libremente acceda a toda la documentación no confidencial de la empresa y que luego la misma auditora trabaje con otras empresas del rubro, pero una vez que se abre la puerta a una auditoría es así. Con lo cual si no quieres compartir o que vean información de tu empresa, mejor no certifiques. Al mismo tiempo, los entes certificadores son empresas de gran prestigio con altos standares de seguridad y confidencialidad de la información que manejan, dada la natualeza de su trabajo, se esfuerzan día a día por mejorar la seguridad en el manejo de la información de sus clientes. Por ejemplo, la auditora revisa que para un cliente tengamos todo lo que indica el proceso.

O para un colaborador, revisaba las carpetas del área de Personas & Bienestar verificando que toda la documentación del legajo esté completa, como ser el Alta en AFIP, el alta en ART y seguro, obra social, etc. O sea es puntillosa, y si no se hizo el trabajo, posiblemente no se certifique.

 

En nuestro caso tuvimos algunas observaciones mínimas en la reunión de devolución, que no impidieron que estemos aprobados. Estas observaciones ya fueron contempladas y solucionadas en los meses posteriores a la certificación, de modo tal que en la próxima auditoría se pueda mostrar las correcciones y solución para las mismas.

 

Cualquier pregunta sobre el proceso me podes escribir a guillermo@intermediait.com

 

Espero que sea de utilidad.

 

Saludos,

 

Guillermo Pomeranz

Head of Business & partner

Intermedia

No Comments
Post a Comment